BLOG

¿Cómo hacer un programa de mantenimiento de vehículos?

24 abril 2014 | etiquetas: plan de mantenimiento de vehiculos, programa de mantenimiento de vehiculos,

El mantenimiento preventivo es prioritario en todo vehículo, incluye desde la revisión en la presión de los neumáticos, hasta el filtro del aire acondicionado o el cambio de aceite, es por eso que las industrias han tomado en consideración la creación de un programa de mantenimiento de vehículos en el que cuidan todos los aspecto necesarios y requeridos para la operatividad total de los transportes. Para crear un programa de mantenimiento de vehículos es necesario tomar en cuenta aspectos relevantes como la periodicidad, el millaje o kilometraje al que será expuesto el automóvil antes del mantenimiento y sobre todo, llevar un control informativo del coche a fin de saber qué fallas y repuestos ha presentado, facilitando el manejo del sistema contable; es por eso que hay que tener claro “qué” quiere lograr la empresa, y tomarlo como motor de búsqueda para obtener soluciones ante los problemas presentado y “cómo” incrementar la productividad de la empresa a través de estrategias y planificación.

Para elaborar un programa de mantenimiento de vehículos es fundamental saber ante todo la diferencia entre el mantenimiento correctivo, preventivo y predictivo:
  • Correctivo: Es el mantenimiento que se realiza en el momento que una pieza o parte del vehículo ha dejado de trabajar y requiere su reparación o cambio. Se recomienda recurrir a este tipo de mantenimiento solo en caso de ser necesario y optar por la conservación continua del automotor.
  • Preventivo: Es el recomendado para la extensión de la vida útil del automotor, debe realizarse cada cierto tiempo o millas sean recomendadas por el fabricante. Puede evitar el deterioro total de un repuesto e incluso el fallo total de la maquinaria.
  • Predictivo: Cuando se determina que por medio de un fallo, otra falla que es reparada a tiempo.
Para luego elaborar un fichaje de con la información respectiva de cada vehículo y llevar un control minucioso en las fechas establecidas para las visitas de chequeo preventivo y predictivo de forma semanal, mensual, semestral y anual. Los apuntes en cuanto al mantenimiento deberán incluir los gastos ocasionadas por el vehículo, el status, es decir, si se encuentra a disposición, en el taller o si por el contrario, está fuera de servicio. Establecer un plan de trabajo es fundamental, sobre todo para decidir la prioridad y el orden en que se realizará, por ejemplo: P = Prioritario U = Urgente I = Importante, identificando de manera notoria el alcance que tiene cada proyecto y la manera en que debe ser tomado. Asignar un responsable o encargado de la ejecución impulsa el buen desarrollo, es por eso que en todo programa de mantenimiento de vehículos, se debe resaltar y mantener al día la información de la persona asignada, el cargo, las flotas a disposición y la labor designada.
Costos:
Obtener costos bajos en reparación, mantenimiento y  el servicio final es fundamental, es por eso que un programa de mantenimiento de vehículos debe mantener la precisión al señalar los costos ocasionados por la flota como:
  • Costos fijo: No tienen ninguna vinculación con el volumen de producción y venta por ejemplo: mano de obra indirecta, alquileres y seguros.
  • Costos variables: Se trata de la mano de obra y los materiales necesarios para el mantenimiento preventivo y correctivo. Sin embargo, la manera de reducir los costos variables consiste en evitar que se produzcan averías inesperadas.
  • Costos financieros: Están relacionados al mantenimiento y con ello los repuestos de almacén para asegurar la producción de las máquinas y servicios. Suponiendo un desembolso para la empresa que limita su liquidez.
  • Costos de fallo: Se trata de un desperfecto técnico que originará pérdidas por grandes cantidades de dinero y no obstante la pérdida de un cliente. Es imposible valorarlo como un costo fijo sin embargo, debe calcularse con total rigurosidad.
Un buen programa de mantenimiento de vehículos colabora en un 80% a mantener las flotas en buen estado. Considerado la forma más rápida, económica y garantizada de conservar el estado de la maquinaria para incrementar el rendimiento y la producción, obteniendo un mejor control de los factores externos que puedan influir en el retardo la entrega y mejoras contables.